15 de agosto / 8 de septiembre / 8 de diciembre

Para los cristianos de Lyon, así como para todos los lioneses, Fourvière es un lugar de protección, de refugio, de oración y de conversión.
Durante todo el año, los peregrinos suben a Fourvière para transmitir a María sus intenciones de oración, disfrutar de unos momentos de recogimiento, asistir a la misa o confesarse. Por su historia, la basílica simboliza la fe de los lioneses. Las diferentes comunidades católicas de la ciudad se reúnen en la cripta en torno a “su Virgen” (Virgen de Czestochowa, Virgen de Fátima, Nuestra Señora de Gyor, Virgen de Velankanni). La basílica también es el punto de encuentro de la ciudad y la Iglesia.
La vida del santuario gira en torno a tres grandes festividades marianas:

15 De Agosto: Festividad De La Asunción De La Virgen María

15 de agosto: festividad de la Asunción de la Virgen María
Es la fiesta que conmemora la entrada de la Virgen María en la plenitud de la vida eterna. Para los católicos, la madre de Dios simboliza por su vida el ideal cristiano. Es su modelo. Por estar tan cerca de su hijo, también es la Madre de todos los hombres, y está pendiente de todos y cada uno de ellos. Por eso los cristianos le rezan y se saben escuchados por ella.

8 De Septiembre: Festividad De La Natividad De La Virgen María

8 de septiembre: festividad de la Natividad de la Virgen María
En la primera mitad del siglo XVII la peste asoló Lyon. En 1643, ante el azote de la epidemia, los escabinos, responsables de la ciudad, prometieron hacer una peregrinación a Fourvière cada año, oír misa y ofrecerle un escudo de oro y una vela. Poco después la enfermedad fue retrocediendo, concediéndose así el deseo.
Desde esa fecha, cada 8 de septiembre, el alcalde de Lyon y los escabinos o concejales suben a Fourvière para perpetuar ese compromiso, y el arzobispo, desde el balcón de la basílica, bendice la ciudad con el Santo Sacramento. Tres cañonazos anuncian la bendición.

8 De Diciembre: Festividad De La Inmaculada Concepción

El 8 de diciembre los católicos celebran la Inmaculada Concepción de la Virgen María. Los lioneses conmemoran en particular la colocación de la estatua dorada de la Virgen en 1852. Ese día, una violenta tormenta retrasó su inauguración, pues los fuegos artificiales previstos se mojaron y hubo que suspenderlos. Pero el tiempo se calmó y los lioneses iluminaron espontáneamente la ciudad colocando farolillos en sus ventanas. Esta improvisada fiesta adquirió un brillo particular dos años más tarde, cuando se proclamó el dogma de la Inmaculada Concepción. Actualmente, cada 8 de diciembre sigue celebrándose una gran procesión de la catedral de Saint Jean a la basílica de Fourvière, y al caer la noche los católicos iluminan sus ventanas con lamparillas. Desde hace algunos años, la ciudad de Lyon organiza en este período la “fiesta de las luces”, que reúne a 4 millones de personas en Lyon durante cuatro días.