Misas de los días de entresemana y los domingos

Salvo excepciones y fiestas, las misas se celebran de lunes a sábado a las 7:15, 9:30, 11:00 y 17:30 h en la capilla de la Virgen, con excepción de los sábados, que se celebran en la basílica a las 17:30 h.

Domingos: 7:30, 9:30, 11:00 y 17:30 h en la basílica.

Oración mariana: rosario

El rosario de 5 misterios: de lunes a viernes a las 16:15 h en la capilla de la Virgen.

El rosario completo: el tercer jueves de cada mes a las 13:00 h en la capilla de la Virgen.

Adoración del Santo Sacramento

En la capilla de Santo Tomás todos los días de 8:00 a 18:00 h.

En la basílica todos los domingos de 18:15 a 21:00 h.

Oración personal silenciosa

Santa Teresa de Jesús decía que la oración no es “otra cosa que tratar de amistad, estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama”. Esta intimidad también puede vivirse en medio de una multitud o en el marco de la oración litúrgica de la Iglesia. Pero al igual que Jesús se apartaba a menudo para rezar a su Padre en secreto, también nosotros necesitamos tener momentos de silencio y un lugar “apartado”, que ayude al recogimiento, para entrar más profundamente en este diálogo de amistad con Dios.

Oficio divino – Viacrucis – Vigilias de oración.

Vísperas: con los coros el tercer domingo de cada mes a las 16:00 h en la basílica.

Los cristianos esperan encontrarse en comunidad para alabar al Señor en las diferentes horas del día, particularmente el domingo, el día del Señor. Los dos principales momentos de oración que ofrece la liturgia de la Iglesia (aparte de la misa) se celebran por la mañana y por la tarde. La alabanza de la mañana se denomina “laudes” y la de la tarde “vísperas”. La intención de esta oración de la tarde es expresar la acción de gracias del cristiano por todo lo que el Señor nos da y nos ofrece vivir, por eso, al final del oficio se canta el “Magnificat”, el cántico de acción de gracias de María que la Iglesia nos invita a reafirmar en nuestro propio nombre.